Entrevista profesora Evelyn Vieyra | Reforma Procesal Civil

Evelyn Vieyra Luna. Abogada
Académica de Derecho Procesal
Universidad de Atacama
Doctora en Derecho (c) PUCV

El pasado viernes 16 de abril, el Presidente de la República, Sebastián Piñera y el Ministro de Justicia, Hernán Larraín presentaron una nueva Reforma Procesal Civil y un proyecto para cambiar el Sistema de Nombramiento de Jueces. El Ejecutivo ha decidido continuar con la tramitación legislativa del proyecto de Código Procesal Civil, la que resultó suspendida en el Senado, luego que la Cámara de Diputados rechazara algunos aspectos del proyecto original que han sido perfeccionados en esta nueva propuesta. A la luz de esta reactivación, en esta oportunidad hemos querido consultarle a los profesores Jorge Larroucau, Cristian Contreras y Evelyn Vieyra su parecer sobre esta reforma.

La nueva Reforma Procesal Civil se hará cargo de modernizar un sistema que lleva 118 años sin modificación alguna, prometiendo entregar un mejor acceso y una mayor eficiencia de los tribunales de justicia. A su juicio, ¿cuáles considera que son los cinco puntos más relevantes de la reforma?

Los cincos puntos más relevantes de la reforma a mi parecer son: 1) Un nuevo procedimiento general declarativo Oral; 2) La incorporación de la mediación como forma de solución de conflictos en los procesos civiles; 3) Un nuevo procedimiento ejecutivo, que si bien mantiene la ejecución en el poder judicial, se separan las funciones jurisdiccionales de las administrativas, entregando estas últimas a la Unidad de tramitación civil; 4) Nuevo procedimiento sumario simplificado aplicable a procedimientos declarativos hasta 40 UTM y 5) La reestructuración sistematizada de los recursos.

Antes de la pandemia, más de la mitad de las causas que ingresaron a tribunales (57%) correspondían a conflictos relacionados a justicia civil. Es decir, este es el sistema de justicia más usado por los chilenos y chilenas, pero el menos moderno, tanto en el país, como en el resto de Latinoamérica. ¿Qué problemas específicos se pretenden solucionar con la entrada en vigencia de este nuevo proyecto? ¿Son los objetivos de la reforma suficientes para entregar una solución íntegra a los problemas de acceso a la justicia, sobrecarga de trabajo o problemas derivados de la pandemia por el Coronavirus?

A mi parecer los problemas específicos que se pretenden solucionar con la entrada en vigencia de este nuevo proyecto son: La existencia de una demanda insatisfecha de la tutela jurisdiccional efectiva, atendido que el ciudadano común la mayoría de las veces no lleva sus conflictos a la justicia civil; la cobertura insuficiente de nuestro sistema de justicia civil; la lentitud de la respuesta de los procesos civiles (“Justicia retrasada es justicia denegada”); la ineficacia de los procesos civiles, en muy pocos casos, se logra obtener una sentencia definitiva y finalmente los altos costos para los usuarios que conlleva la tramitación de esta clase de procedimientos.

En relación a la segunda pregunta, los objetivos de la reforma si bien en gran parte representan una solución a problemas de acceso a la justicia, sobrecarga de trabajo y problemas derivados de la pandémica por el coronavirus, lo cierto es que, ello no significa que se trate de una solución completamente íntegra, resulta necesario y fundamental seguir trabajando varios aspectos en la reforma procesal civil, pues a mi gusto, por ejemplo, no creo que la solución de acceso a justica, pase por facilitar la mera comparecencia sin patrocinio de abogado habilitado para el ejercicio de la profesión, en determinados asuntos civiles, más bien, debiesen fortalecer mecanismos como la corporación de asistencia judicial u otros, que permitan a los ciudadanos contar con defensa jurídica.

La Reforma consagra vías remotas para la realización de determinadas actuaciones y diligencias, además de establecer las notificaciones electrónicas, y de consagrar una forma de presentación de documentos de manera digital. También consagra la alternativa de que las audiencias y alegatos se realicen de manera remota por videoconferencia. ¿Qué resguardos se contemplan frente a una posible vulneración de los principios del procedimiento tales como la inmediación o la legalidad del proceso? Por otra parte, ¿qué principios resultan fortalecidos?

Respecto a los resguardos que se contemplan frente a una posible vulneración de los principios del procedimiento tales como la inmediación o la legalidad del proceso, a mi parecer, se traducen en la grabación de las audiencias por vía remota, el acta de audiencia, la suspensión de la misma, por problemas de conectividad, entre otros.

Respecto a los principios que resultan fortalecidos por la consagración de vías remotas para la realización de determinadas actuaciones y diligencias en el proceso civil, serían la tutela jurisdiccional, al facilitar el acceso y la posibilidad de los ciudadanos de ejercer actuaciones que le permitan ejercer derechos ante la autoridad judicial y la continuidad de los procesos, al permitir la continua tramitación de estos, a pesar de los contextos, como la pandemia que hoy nos afecta.

En el caso que las personas no logren un acuerdo en la mediación y se trate de conflictos de bajos montos (hasta 40 UTM), contarán con un procedimiento simple frente al juez, sin necesidad de un abogado, quien resolverá su caso en una audiencia. ¿Qué efectos tendría la actuación de los usuarios sin representación letrada ¿Cuál ha sido la experiencia en otras áreas del derecho? ¿Considera usted la medida favorable?

Los efectos que tendría la actuación de los usuarios sin representación letrada, podrían resultar en cuestiones no previstas, pues a diferencia de lo que ocurre en otras materias, el nuevo código procesal civil, no contempla, por ejemplo, la “informalidad” como principio de las actuaciones de los usuarios o el juez, se mantiene la formalidad y rigidez de algunas actuaciones, por lo cual sería interesante constatar al respecto, la labor de la unidad de tramitación civil que propone la reforma.

Respecto a la experiencia en otras áreas del derecho, lo cierto es, que dicha experiencia, por ejemplo, en familia, no ha sido realmente exitosa, sobre todo, en procedimientos proteccionales de niños, niñas y/o adolescentes.

En último orden, lo cierto es que no creo que la medida resulte favorable por sí sola, por eso, insisto, en verificar la actuación y colaboración de la unidad de tramitación civil propuesta en la reforma.

En relación a los medios de prueba, en el PCPC se establecen normas de valoración de la prueba según las reglas de la sana crítica. A su juicio ¿Qué ventajas tendría para el proceso civil seguir este modelo de valoración? ¿Cree que es conveniente entregarle este mayor nivel de discreción a los jueces civiles?

Las ventajas que tendría el proceso civil de seguir un modelo de valoración en la sana crítica, implican flexibilizar la actividad probatoria, y el grado de convicción del juez de una perspectiva racional, aumentando el grado de discrecionalidad de éstos a la hora de fallar, en contra partida a la rigidez del modelo de valoración actual, a partir del cual, se podían obtener incluso resultados injustos a los ojos del propio sentenciador.

Efectivamente, creo que es conveniente otorgarle un mayor nivel de discreción a lo jueces civiles, pues precisamente de eso se trata, de otorgarle un mayor grado de discreción, al propio sentenciador, después de todo, quien conoce del asunto, es quien se encuentra en mejores condiciones de determinar que hechos sustanciales, pertinentes y controvertidos se dan por probados en un juicio, a propósito de la prueba rendida, lo anterior, no implica arbitrariedad, toda vez que jamás existe una discrecional absoluta, pues el sentenciador le debe respeto y subordinación a las reglas de la lógica, máximas de la experiencia y conocimientos científicos afianzados, lo cual se podrá verificar a través del razonamiento jurídico contenido en la sentencia.

El diseño del proyecto contempla un aumento considerable (76%) del número de jueces y propone la creación de una Comisión Nacional de Nombramientos Judiciales. ¿Cuáles son las principales características de este nuevo sistema? ¿Qué problemas se pretenden solucionar? ¿Qué ventajas y desventajas se presentan?

El nuevo sistema de nombramiento de jueces, pone fin a la facultad discrecional que tiene el presidente para poder designar jueces, a propuesta del poder judicial, reemplazando esta forma de nombramiento por un acuerdo de la Comisión Nacional de Nombramientos Judiciales. Esta Comisión se trataría de un organismo autónomo, cuyos miembros serían designados por los tres poderes del estado, y que deberían cumplir con características de especialidad, capacitación e independencia.

En relación a los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa del ejecutivo, son precisamente que el nombramiento de los jueces a la fecha se realiza en base de reglas que no tienen jerarquía legal, y que han sido desarrollada por autoacordados, sin perjuicio de las normas generales sobre las quinas y ternas que deben ser presentadas al ejecutivo, lo cierto es que la ley no se involucra en el desarrollo de los concursos para proveer los cargos, manteniendo así espacios para la discrecionalidad en el nombramiento de jueces.

Las ventajas de este sistema, serían el fortalecimiento de la independencia judicial, como la instalación de una institución técnica y especializada para el nombramiento de jueces. En cuanto a sus desventajas, la instalación de un nuevo organismo, siempre implica nuevos costos para el estado.

Esta reforma además contendrá un proyecto de ley de mediación en materia civil y comercial, incorporando dentro del Poder Judicial una Unidad especializada que prestará este servicio de manera gratuita a toda la comunidad; y un proyecto de ley que reforma el Código Orgánico de Tribunales, que diseña toda la estructura orgánica asociada a la reforma. En su opinión, ¿qué tan factible es que esta reforma se apruebe en el corto plazo? ¿Qué factores juegan un rol importante en su implementación? ¿Cuáles serían las consecuencias en caso de no tener éxito?

Creo que no sólo es factible la reforma, sino absolutamente necesaria, pero a corto plazo resulta ambicioso platearla, sobre todo si nos someteremos a un nuevo proceso de elección democrática, que es la definición de un nuevo Presidente de la República, por lo que creo que al menos en este gobierno no habrá reforma.

Respecto a los factores que juegan un rol importante en la implementación del nuevo Código Procesal Civil, dicen relación, con la adecuación orgánica para ello, es decir, es esencial que se promulgue y publique paralelamente, las modificaciones al Código Orgánico de tribunales, es decir, que prospere la creación de 36 nuevos tribunales, la creación e instalación de la Unidad de atención de público y Mediación, el establecimiento de un registro de mediadores, el aumento de jueces, entre otras. De igual forma, resulta absolutamente necesaria la capacitación respecto a todos los intervinientes del proceso, jueces, auxiliares de la administración de justicia, abogados.

Respecto a la última pregunta, la verdad es que yo no creo que la reforma no tenga éxito, lo que puede ocurrir simplemente es que tenga menos éxito que el esperado. Pero como ustedes bien dijeron, a la fecha nos encontramos ante un sistema que lleva 118 años sin modificación alguna, por lo cual, cualquier reforma repercutirá de forma positiva en nuestro ordenamiento, pues lamentablemente nos encontramos ante un sistema desfasado con los tiempos actuales y anquilosado en viejas prácticas procesales.