Adopción homoparental

Por Adriano Ventura Cerisola (Egresado de Derecho de la Universidad Adolfo Ibáñez)

Para la sociedad chilena, la adopción homoparental ha sido un tema controversial que, en el último tiempo y junto al matrimonio igualitario, ha suscitado posturas muy marcadas entre sus adherentes y detractores. Sin embargo, ha llegado el momento de discutir y de abrirse a legislar la iniciativa producto de los cambios que hemos vivido como sociedad en el último tiempo, tales como la existencia de muchas familias homoparentales que les gustaría adoptar niños como pareja y de las cifras cada vez más elevadas de niños huérfanos y en situación vulnerable que viven en hogares que podrían ser adoptados por estas para vivir una mejor vida. Por lo tanto, como país no podemos estar ajenos a esta nueva realidad social, por lo que ya ha llegado el momento que dejemos todo prejuicio de lado y nos pongamos a debatir de forma seria y responsable la adopción homoparental como una nueva forma de hacer familia y de darle una nueva y mejor vida a muchos niños que así lo requieren, a partir de argumentos, estudios y normas nacionales e internacionales que así lo afirman.

En Chile, cada vez son más las parejas homosexuales que han ido formando familias homoparentales o que tienen la intención de formar una, ya sea a través de vientre en alquiler o de fertilización en vitro o de adopción. No obstante, la adopción ha sido precisamente la forma más controvertida para que parejas homosexuales puedan formar una familia homoparental en nuestro país por dos razones. Por un lado, porque se ha señalado, por parte de grupos conservadores de la sociedad y de la política chilena, que la familia “ideal” para un niño que vaya a ser adoptado es la constituida por un padre y una madre y que “es el derecho del niño a ser adoptado y no de las parejas de adoptar a un niño”, lo que ha contribuido a que se demore o entrampe la discusión al respecto. Por otro lado, porque, de acuerdo a los artículos 20 y 21 de la Ley 19.620 sobre Adopción de Menores, en Chile solo pueden adoptar en conjunto parejas heterosexuales chilenas que estén casadas o extranjeras heterosexuales que también estén casadas y vivan en el país, pero no así a las parejas del mismo sexo, las que se ven obligadas a adoptar como personas “solteras” y se genera un impedimento legal para que puedan adoptar en conjunto. Estas dos razones las analizaremos con más detenimiento a continuación.

En relación al argumento de que la familia “ideal” para un niño que vaya a ser adoptado es la constituida por un padre y una madre y que “es el derecho del niño a ser adoptado y no de las parejas de adoptar a un niño”, podemos decir que dicho argumento es totalmente errado, prejuicioso y arcaico, ya que se ha demostrado con estudios científicos que no hay razones para que un niño necesite de una figura paterna y materna y que puede vivir perfectamente bien y en las mismas condiciones con dos figuras paternas o maternas, porque lo que los niños necesitan es que sus padres o madres se lleven bien y ejerzan buena parentalidad (1) . En efecto, todos los mitos infundados que se esgrimen acerca de la homoparentalidad han sido descartados por la ciencia, específicamente la psicología, por lo que no es cierto que el que dos personas del mismo sexo tengan un hijo sea “antinatural” porque el argumento de “lo natural” suele disfrazar argumentos esencialistas y fundamentalistas, que no tienen relación con cómo construimos nuestros vínculos familiares; las parejas del mismo sexo pueden cumplir todas las funciones atribuidas a la homoparentalidad (socialización, cuidado, identidad, protección, afecto, etc.); es simplemente falso que las personas homosexuales sean depravadas, y la evidencia señala que la orientación sexual de las madres o padres no influye en las de sus hijas o hijos (en 1973, la Asociación Americana de Psiquiatría descarta la homosexualidad del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales y, en 1990, la Organización Mundial de la Salud también la retira de su lista de enfermedades mentales) (2).

Respecto al impedimento legal que establecen los artículos 20 y 21 de la Ley 19.620 sobre Adopción de Menores para que parejas homosexuales puedan adoptar en conjunto y se vean obligadas a adoptar como personas “solteras”, estas disposiciones generan dos efectos contradictorios en la misma legislación nacional y en la legislación internacional suscrita por Chile. En primer lugar, según los artículos 19 N°2 de la CPR y 1.1 y 24 del Pacto de San José de Costa Rica, se vulnera el principio de “igualdad ante la ley”, ya que se produce una grave discriminación en desmedro de las parejas homosexuales que quieran adoptar en conjunto y en favor de las parejas heterosexuales chilenas que estén casadas y extranjeras heterosexuales que también estén casadas y vivan en el país, porque las parejas homosexuales que quieran adoptar y ser un familia homoparental se ven obligadas a adoptar como personas “solteras”, por lo que siempre quedan al final de la lista de prioridad de adopción por lo mismo y solo respecto de la persona de la pareja que haya adoptado como “soltero” se considera legalmente como el padre o madre del niño adoptado. En segundo lugar, de acuerdo al párrafo 2 de la Declaración de los Derechos del Niño, los artículos 5b y 16 párrafo 1d de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación en contra de la Mujer (CEDAW), 3 párrafo 1 de la Convención del Niño, 222 inciso 1 del CC, 16 de la ley 19.968 sobre Tribunales de Familia y 19 del Pacto de San José de Costa Rica, también se vulnera el “interés superior del niño”, toda vez que se le priva a muchos niños en nuestro país de la posibilidad de ser adoptados por una familia que lesdé amor y cariño y respecto de la cual ambos padres o madres sean reconocidos como tales en relación al adoptado por el solo hecho de la composición sexual de la familia que podría adoptarlos, siendo que hay miles de niños huérfanos o en situación vulnerable que viven en hogares del SENAME y estarían mucho mejor cuidados en una familia homoparental y que lo importante es hacer prevalecer el “interés superior del niño” por sobre la composición de la familia que lo vaya a adoptar si este va a tener una mejor vida que la que tiene viviendo en un hogar.

Enhorabuena, la Cámara de Diputados acaba de aprobar y despachar al Senado el proyecto de ley que modifica la Ley 19.620 sobre Adopción de Menores (en especial, los artículos 20 y 21 de dicha ley), la que no se modifica desde 1999, acatando un acuerdo suscrito entre el Estado de Chile y el MOVILH asumido ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para la igualdad legal de las familias homoparentales. La iniciativa fue aprobada en general por 104 votos a favor, 34 en contra y una abstención, y se aprobaron en particular las siguientes normativas: se garantizó la adopción homoparental, se estableció la prohibición de la discriminación por orientación sexual o identidad de género, se permitió a parejas de igual o distinto sexo unidas civilmente la crianza de niños o niñas. De igual forma, se rechazaron otras indicaciones, principalmente impulsadas por el Gobierno, que limitaban los derechos de niños y niñas a contar con dos padres o dos madres, tales como dos indicaciones del Gobierno a los artículos 28 y 39 del proyecto de ley, donde se buscaba establecer a todo evento que los roles de “padre y madre” debían privilegiarse, en desmedro de las familias homoparentales. Sin embargo, se aprobó una indicación del Ejecutivo que establece que “si el niño, niña o adolescente manifiesta su voluntad de tener un padre y una madre, el juez deberá considerarlo en forma preferente”, la cual favorecería a las parejas heterosexuales respecto de las parejas homosexuales al momento de adoptar, pero que al menos respetaría el principio de “interés superior del niño” (3).

Por lo tanto, lo que queda esperar es que el Senado ratifique el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados con todas las reformas hechas a la Ley 19.620 sobre Adopción de Menores a favor de las familias homoparentales, y quizás sumando otras más y modificando lo que se tenga que modificar, para que, finalmente y luego de 20 años de espera, las familias homoparentales puedan adoptar en igual condiciones que las familias heteroparentales, se termine con una discriminación odiosa e infundada y se permita a muchos niños que viven en situación vulnerable poder ser adoptados por familias que, sin importar su composición, le darán cariño y amor y los harán vivir en mejores condiciones. De esta forma, por fin nos haremos cargo como sociedad de una realidad existente en nuestro país y que no podemos negar y daremos cumplimiento a los principios de “igualdad ante la ley” y de “interés superior del niño” consagrados en normas legales y en tratados internacionales suscritos por Chile y a acuerdos internacionales celebrados por Chile en materia de derechos humanos, dándole coherencia a nuestro sistema jurídico y terminando con la contradicción que se produce actualmente entre la ley 19.620 sobre Adopción de Menores, la CPR, el CC, la ley 19.968 sobre Tribunales de Familia y distintos tratados internacionales ratificados por Chile sobre derechos humanos.


Referencias

  1. Noseda, Janet. 2019. Motivos psicológicos para la adopción homoparental, 08, 2019, 05, p. 1. Visible en internet: https://www.eldinamo.cl/blog/motivos-psicologicos-para-la-adopcion-homoparental/.
  2. Herrera, Florencia. 2019. Mitos infundados sobre la adopción homoparental, 28, 2019, 05, p. 1. Visible en internet: https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2019/05/28/mitos-infundados-sobre-la-adopcion-homoparental/.
  3. MOVILH. 2019. Hito: Cámara de Diputados aprueba la adopción homoparental y la despacha al Senado, 09, 2019, 05, p. 1. Visible en internet: https://www.movilh.cl/hito-camara-de-diputados-aprueba-la-adopcion-homoparental-y-la- despacha-al-senado/.

¡Suscríbete a nuestro boletín aquí!

Esta entrada fue publicada en Opinión, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s